Cross de Mataró 2018

Carreras, Crónicas, Destacados

El domingo pasado disputé el Cross de Mataró, una carrera rápida, explosiva y llena de corredores de atletismo…vaya, ideal para alguien acostumbrado a las relajadas montañas 😂😂. A continuación os haré una pequeña crónica sobre mi experiencia, resultados, sensaciones…atentos!!

 

Domingo 18 de noviembre fué uno de esos días de peli y manta, literalmente. Al levantarme, miré por la ventana y lo que vi no era ni medio normal: el diluvio universal. Aquél día hubo, además de las bajas temperaturas, una lluvia impresionante. Vaya, que era el mejor día para disputar un cross y embarrarse hasta el cuello!🐗

El terreno era brutal: barro por todos lados, lluvia, viento, subidas, bajadas, llanos….😍

Al llegar al lugar de la prueba, me dijeron como seria el recorrido (en mi categoría, tenía 4,8 km), hice cuatro ejercicios de técnica, calentamiento (muy necesario, porque hacía un frío bestia😂) y a correr! En la salida éramos aproximadamente 40-50 corredores, todos de atletismo….los nervios se respiraban en el ambiente.

Empecé a un ritmo fuerte pero sin pasarme, intentando estar lo más adelante posible, pero siempre con la mentalidad de hacer de menos a más. El circuito tenía bastantes rampas, charcos (que cada vez iban a más) y demás variantes que lo hacían muy entretenido.

Saliendo de menos a más, disfrutando de cada segundo🤤

Todo bien hasta llegar a la parte superior del circuito, ritmo fuerte y cómodo (3,28 min/km aprox) y adelantando a mucha gente! Pero, al tomar una vuelta de 180º que te hacía ir en dirección opuesta apareció otra variable, mucho menos amigable y mucho más tocapelotas: el viento. El momento en que este vendaval se me puso en contra, fué como recibir una bofetada en toda la cara. El ritmo disminuyó bastante 😵, pero esto no me iba a parar!

Al terminar esta curva, el viento me dió tal bofetada que me dejó atontao😂

Ya en la última vuelta, momento en el que empieza la «ácido láctico party» y las pulsaciones ya van como locas, tuve un pique muy sano con otro corredor, con quién apreté hasta la meta para llegar lanzándonos al suelo.

Esprintando para llegar a la meta, en un “pique” con el de azul

Al final, 9º absoluto, y muy contento con mi actuación y sensaciones en una carrera con tanto barro, viento, lluvia, frío…pero tan divertida y competitiva!

Esta es la cara que se te queda cuando: hace frío, lo has dado todo, y te has divertido MUCHÍSIMO!

Ahora ya, a pensar en la siguiente…😉

 

Last modified: 1 diciembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *