KM Vertical Esquella de Pardines

Crónicas, Destacados

El sábado dia 4 de mayo se celebró una de las carreras de montaña más auténticas del calendario, una de aquellas en las que se respira un ambiente diferente, de pura montaña. A continuación explicaré como me fue…pero os puedo adelantar que disfruté muchísimo!! 🤩

Crónica

El día despertó sin una nube y con un sol espectacular, escenario muy diferente al del día anterior…(el viernes llovió lo que no está escrito…en el Pirineo nevó unos 20cm de nieve nueva!).

Con los nervios habituales antes de una carrera, pero sin la presión de las competiciones importantes (me había apuntado a última hora, sin ningún objetivo concreto, ya que esta disciplina no se me da demasiado bien 😅 ), nos dirigimos hasta Pardines, un pequeño pueblo del Ripollès, justo en la base de montañas como el Taga, el Balandrau o el objetivo del día, el Puig Cerverís.

Con Pardines debajo y el Taga como observador, brutal.

Después de recoger el dorsal y de hacer un largo calentamiento, los participantes nos pusimos en fila, aleatoriamente, y uno a uno empezamos a salir con 10″ de diferencia. Delante teníamos una subida de 3,4 km y 1000+…casi na’ 🤯😂

Esto de salir individualmente es muy divertido hasta que te toca a ti…que nervios!! Salí despacio, sin pasarme, muy conservador, ritmo de pachanga…no quería repetir errores anteriores (si no sabéis de lo que hablo, buscad el post del vertical de los mundiales…menuda pájara me pilló 🤣).

A medida que subíamos (y creedme, subía mucho 🤫), empecé a encontrar buenas sensaciones, cogiendo un ritmo constante, y «casi» sin sufrir! Primera vez que me encontraba bien en un vertical, is it really posible?

subiendo a ritmooo

Rápidamente hicimos 500+, subiendo pradera arriba, y pasando por sitios muy chulos. A partir de allí la vegetación cambia, empieza a haber más arbustos, y el camino se vuelve más sombrío. Justo en esa transición hay la única parte llana de la carrera, una pista forestal que supo a gloria, pero que tan solo duro unos segundos 😢. Allí bebí un poco de agua y ….. pa’ rriba!!

Buscando setas 😂. Ahora en serio, sin palos se hacía duro…

Desde ese momento empezó el espectáculo de patinaje…debido a la nieve nueva las subidas se hicieron mucho más duras ya que todo el rato estabas resbalando…quizá debería haber traido los palos 🧐🙂

Pues eso, mientras me maldecía por por no haber traído los palos fui subiendo más y más, con la nieve siguiendo el mismo patrón, cada vez en augmento. Aunque tenía las manos congeladas, me las apañé para salir del bosque y encarar la última súbida hasta la cima, con una fuerte pendiente y ya a bastante altura.

Esa subida fue durísima…la meta ya se veía, pero parecía que no llegaba nunca (alguien la estaba moviendo?), y además la gente con palos tenía una gran ventaja…

Última subida, en mi cara se ve que ya no estaba tan relajado….😂

Aunque me costó, al final pude llegar en 46 minutos…nada mal para ser un KM Vertical…nuevo récord personal!! Y lo mejor fue que no estaba demasiado cansado, había ido sobretodo a disfrutar, y eso lo hice al 100% 😍

 

Seguidamente, después de hablar un poco con los otros corredores en la cima (la temperatura era perfecta, sin viento, con sol…) empezamos a bajar con Nil Gelonch, deshaciendo por completo todo el recorrido. Nos permitió ver que, efectivamente, habíamos subido algo…

La temperatura y ambiente arriba eran de 10

Al llegar a Pardines hicieron la entrega de premios, y para mi sorpresa …quedé 3r júnior detrás de Nil y de Carles Sunyer…nada mal!

el podio júnior 💪

Y aquí acaba la crónica de una mañana muy divertida, rodeado de gente única y en un ambiente excepcional. El año que viene se vuelve, pero con palos!! 😆🤘

 

 

 

 

 

Last modified: 18 mayo, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *